Hooligan

Rally/Dakar.- Sainz, a domar el Audi y dominar el Rally Dakar más indómito

Por Redacción

El Rally Dakar 2024 arranca motores este viernes 5 de enero en su quinta edición en Arabia Saudí, la 46ª edición en total, para afrontar los casi 5.000 kilómetros cronometrados en doce etapas más prólogo de un recorrido indómito, el más salvaje de los vistos hasta ahora en arena saudí, y con Carlos Sainz (Audi) y un trío de moteros formado pro Santolino, Barreda y Schareina que intentarán dominar el rally más duro del mundo.

Del 5 al 19 de enero, el Rally Dakar vivirá entre Alula y Yanbu un total de 4.727 kilómetros cronometrados y 7.891 kilómetros de recorrido total (sumando enlaces) por el desierto de Arabia Saudí, con el ya famoso y temido por todos ‘Empty Quarter’ y una nueva etapa maratón de 48 horas que harán las delicias de los aficionados y puede ser una nueva pesadilla para los aspirantes a subir a lo más alto del podio en Yanbu.

Esta quinta edición del Rally Dakar en Arabia Saudí puede ser la más dura y exigente, con más dunas y navegación en un recorrido rápido. O lo que es lo mismo, varias trampas a evitar. Y un laberinto en el desértico y vasto ‘Empty Quarter’ que además acoge esa nueva doble etapa maratón de la que algunos podrían no salir.

Y, tras una primera parte dura y rapidísima, tras la jornada de descanso en Riad se espera una segunda parte de carrera, hasta llegar a la meta, con protagonismo para la navegación en un terreno variable que no permitirá descansar ni un solo día a los aspirantes al título, sea en coche, moto, quad o camión.

NUEVA TRAMPA DE 48 HORAS Y PARADA DE MOTORES

La organización, y su director de carrera, David Castera, siguen buscando nuevos formatos para sorprender y mejorar la carrera. En esta ocasión, el 46º Rally Dakar tendrá una nueva trampa de 48 horas, en formato de etapa maratón más larga que nunca a lo largo de dos días, aunque los pilotos podrán ayudarse entre sí por la tarde.

Lo nuevo es que en esta ocasión no podrán elegir a sus compañeros de comedor ni de taller, ya que se repartirá a pilotos y tripulaciones por ocho vivacs diferentes. Cuando el reloj marque las 16.00, todos los vehículos estarán obligados a detenerse en el siguiente campamento al que lleguen. Sin conexión, sin saber resultados y sin asistencia técnica antes de retomar la carrera a las 7.00 horas del día siguiente.

En el inmenso ‘Empty Quarter’, esta nueva etapa crono de 48 horas tendrá dos recorridos por separado: uno para motos y quads y otro para coche y camiones, por lo que no habrá ventaja posible para los vehículos de cuatro ruedas ni para los que no abran pista, dando más valor si cabe a la navegación.

BUENA TERNA DE ESPAÑOLES CANDIDATOS

En motos, tres serán en principio los españoles que pueden soñar alto. Se trata de Tosha Schareina, que ha firmado por el equipo oficial de Honda y, tras firmar dos decimotercer puestos en sus dos primeros Dakar, va a por todas. Y más tras ganar en la Baja Aragón y terminar quinto el Rally de Marruecos, la gran antesala de este Rally Dakar.

También deberá ser tenido en cuenta el veterano Joan Barreda, que a sus 40 años deja la Honda y se mete de lleno en la nueva aventura de Hero. Buscará superar la quinta posición en la general y añadir más triunfos de etapa para llegar, o superar, al récord de 33 triunfos parciales de Stéphane Peterhansel o Cyril Despres.

Mientras, Lorenzo Santolino se fija el Top 5 como objetivo. El piloto de Sherco, sexto en la general de 2021, tiene ya veteranía y fue noveno el año pasado. Habitual en el Top 10, intentará mejorar y batirse con las KTM, las grandes favoritas con Toby Price y Luciano Benavides, si bien la marca GasGas (propiedad de KTM) intentará ser alternativa al triunfo con Sam Sunderland y Daniel Sanders.

En coches, sin duda, el ‘Matador’ Carlos Sainz y su Audi son la gran baza española. El madrileño busca su cuarto Dakar –tras los triunfos de 2010, 2018 y 2020– con un Audi RS Q e-tron que quiere aspirar a todo pero que, con tanta complejidad y electricidad, puede ser algo complicado de gestionar. De todos modos, saldrán a batallar con Toyota, con Ford y, sobre todo, con el nuevo Hunter de Prodrive del vigente campeón, el catarí Nasser Al-Attiyah.

Sainz no parte como gran favorito y ello puede beneficiarle si sale airoso de tanta trampa saudí. Los focos los tiene Al-Attiyah, con su estructura propia dentro de Prodrive y con ese Hunter que, en manos de Sébastien Loeb, ganó siete etapas (nueve en total del coche) en la última cita.

La salida de Al-Attiyah del Toyota Gazoo Racing hace que la firma nipona pierda a su gran baza, pero han fichado al brasileño Lucas Moraes, tercero en su debut en el Dakar con un Toyota Hilux de Overdrive, y a Seth Quintero, una de las estrellas del rally en la categoría T3, subcampeón en 2023.

Y con un Toyota Hilux T1+ estará también en la línia de salida el español Isidre Esteve, con 18 Dakar a sus espaldas y que con el Repsol Toyota Rally Team intentará quedar cerca del Top 10, con combustible renovable y la misma ilusión y ambición de siempre, dispuesto a mejorar su gran actuación del año pasado, cuando un fallo mecánico le impidió estar más cerca de la cabeza.

En Audi Sport, además de Carlos Sainz, al volante de su RS Q e-tron electrificado, estarán también ‘Monsieur Dakar’ Stéphane Peterhansel y el sueco Mattias Ekström. Mientras, en Ford, una de las novedades, confían en la veteranía de un Joan ‘Nani’ Roma que, superado el cáncer (su puesta a punto personal) y tras un año de ausencia, quiere volver a disfrutar en las dunas saudíes.