Hooligan

Ryan Giggs, declarado no culpable de violencia doméstica tras la retirada de la acusación

Por Redacción

El exjugador del Manchester United y exseleccionador de Gales, Ryan Giggs, ha sido declarado no culpable en el juicio por violencia doméstica sobre su exnovia, Kate Greville, después de que la Fiscalía retirara la acusación.

Giggs iba a ser juzgado por segunda vez el 31 de julio, acusado de comportamiento agresivo hacia Kate Greville entre agosto de 2017 y noviembre de 2020, y de agresión por propinarle un cabezazo. Además, la hermana de Greville, Emma, también denunció al galés por darle un codazo en la mandíbula durante una pelea.

El exfutbolista, que negó los delitos, fue sometido a un juicio de un mes de duración que terminó sin ningún veredicto por parte del jurado. Por ello, los fiscales solicitaron uno nuevo, cuyo inicio estaba previsto el 31 de julio. Sin embargo, este martes Peter Wright comunicó al tribunal que la Físcalía no seguía adelante con el caso, indicando la «falta de voluntad» de Greville para prestar declaración en el juicio, ya que el primero le había «pasado factura» a ella y a su hermana, añadiendo que no era una decisión «tomada a la ligera».

La jueza Hilary Manley decidió declarar no culpable a Giggs, el cual se siente «profundamente aliviado de que la acusación haya llegado a su fin» después de casi tres años en los que ha estado luchando en todo momento para «limpiar su nombre», según señaló su abogado, Chris Daw.

Después de una exitosa carrera en el Manchester United, Giggs fue nombrado en el año 2018 nuevo seleccionador de su país, un cargo que tuvo que dejar a causa de esta acusación y que le privó de estar en la Eurocopa de 2021 y en el pasado Mundial de Catar.